MANUFACTURA


Schwabe controla el proceso completo de manufactura desde cosechar las plantas hasta la producción de los bienes terminados.

Contar con materias primas de la más alta calidad es obligatorio para la producción de nuestros medicamentos. Para ello, Schwabe estableció sus propias plantaciones en Europa, China, Sudáfrica y Estados Unidos. Además del aspecto de calidad ello también contribuye a evitar la sobreexplotación de las áreas silvestres de estas plantas medicinales y contribuye a la conservación de la biodiversidad.

Todas las etapas de manufactura desde las pruebas a las materias primas, hasta la liberación de nuestros productos se llevan a cabo en las propias instalaciones del grupo, son documentadas de acuerdo con los requerimientos internacionales y políticas de buenas prácticas de manufactura.

La materia prima de donde se obtienen los fitomedicamentos son seres vivos (plantas) que están expuestos a variaciones en su composición, de acuerdo con varios factores ambientales como el suelo donde se cultiva, la cantidad y calidad del agua disponible para su crecimiento, la temperatura, la latitud y un sinnúmero más de factores, algunos de ellos controlables y otros no. A diferencia de un vino que aceptamos que pueda tener diferentes calidades de una cosecha a la otra, en los medicamentos no podemos tener variaciones en los extractos finales que continen los principios activos. Nuestros extractos están estandarizados para asegurar que cosecha a cosecha y lote por lote, nuestros medicamentos contienen la misma composición en sus extractos tanto cuali como cuantitativamente.

La afortunada combinación de una gran dedicación por la investigación y el desarrollo y una manufactura de clase mundial, hace de nuestros fitomedicamentos, productos de la más alta calidad que se recomiendan por profesionales de la salud en varios países y le otorgan a quienes los utilizan, la mayor confianza para depositar en ellos uno de sus bienes más preciados: su salud o la de sus seres queridos.